viernes, junio 14

Declaración Pública: La salud es un derecho humano de todas, todos y tod*s, sin exclusión



El derecho a la salud es un derecho humano, un bien social y colectivo que requiere ser garantizado por el Estado, responsabilidad que no puede eludir.

Hoy las mujeres en Chile, al igual que otros colectivos sociales históricamente discriminados y excluidos, tenemos acceso restringido a una salud digna y de  calidad porque la Constitución política heredada de la dictadura no la reconoce como derecho y el Estado chileno no la garantiza.

La Articulación Feminista por la Libertad de Decidir, el Colectivo Agar, la Fundación Margen, Transexuales por la Dignidad de la Diversidad-OTD, y la Mesa Intersectorial de Prevención en VIH/Sida, ITS y temáticas asociadas Zona Sur Oriente, integrantes activos del movimiento social amplio, diverso e inclusivo que está transformando Chile, en coincidencia con la reciente conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, y en el marco del actual proceso electoral presidencial y parlamentario, llaman a: 

* Rechazar la mercantilización del derecho universal a la salud por efectos del modelo neoliberal impuesto y administrado en las últimas décadas por gobiernos de turno, con un costo brutal en la vida, bienestar y salud de las mujeres, en especial las más pobres.

* Avanzar a cambios estructurales que permitan hacer de la salud un derecho reconocido constitucionalmente, y en consecuencia, ser exigible por la ciudadanía.

* Manifestar nuestra indignación y rechazo por el desmantelamiento progresivo del sistema público de salud, del cual las mujeres somos sus principales usuarias, y por el embate privatizador que está afectando a diversos centros hospitalarios históricos y al personal que allí labora. ¡La salud pública no se vende, se defiende!

* Denunciar la persistencia de los abusos de las Isapres, que discriminan con total impunidad a las mujeres, con planes de salud más caros y con exclusión de prestaciones.

* Cuestionar la ausencia de mecanismos de participación real de las organizaciones de mujeres y de otros grupos sociales en los espacios donde se deciden políticas que nos afectan, en especial, las reformas sectoriales que sólo han profundizado la desigualdad y la inequidad de género en salud.

* Denunciar que el Estado chileno incumple gravemente su deber de reconocer, proteger y promover los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, a pesar de haber firmado compromisos internacionales en ese sentido. Rechazamos la negativa del Estado a acoger numerosas recomendaciones de organismos de las Naciones Unidas para avanzar en este ámbito.

* Exigir el acceso universal y sin discriminación a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad para todas las mujeres heterosexuales, lesbianas, bisexuales, transgéneras, mujeres de pueblos originarios, adolescentes, inmigrantes, trabajadoras sexuales, mujeres mayores, mujeres  VIH+, etc.

* Exigir acceso garantizado a anticoncepción, incluyendo anticoncepción de emergencia, condones masculinos y femeninos, esterilización quirúrgica voluntaria y promoción de vasectomía, para quien lo solicite, así como también acceso asegurado a tratamientos antirretrovirales para personas VIH+.

* Exigir aborto legal, seguro y gratuito, al igual que el cese inmediato de persecuciones, maltrato y denuncias a mujeres que abortan. ¡No a la dictadura moral de iglesias y partidos confesionales, saquen sus rosarios de nuestros ovarios! ¡No a la delación de médicos de asistencias públicas y hospitales!

* Demandar el pleno respeto a la libertad y autonomía de las personas en la sexualidad, el cuerpo y la reproducción. ¡Pleno respeto a las orientaciones sexuales e identidades de género! ¡Derecho a decidir sobre el propio cuerpo y la identidad! ¡No más patologización de las identidades trans! ¡Matrimonio igualitario y acceso a la adopción! ¡No al heterosexismo obligatorio!

* Denunciar la abierta política pro-natalista del actual gobierno que pretende manipular con sobornos la decisión de las mujeres, en especial las más pobres, en cuanto a ser o no ser madres. Rechazamos las políticas públicas que remiten, una y otra vez,  a las mujeres a los roles históricos de reproducción, cuidado de otros y al espacio privado.  ¡La maternidad siempre debe ser una opción libre y soberana!

* Denunciar cómo la violencia machista continúa siendo una amenaza constante sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Exigimos políticas reales de prevención de las distintas expresiones de violencia machista, fin a la impunidad de que gozan los culpables, respuesta institucional efectiva para las mujeres y políticas que promuevan, desde la infancia, el derecho humano a vivir en paz, dignidad y libres de violencia.

Mujeres adultas, jóvenes y niñas, mujeres indígenas y afrodescendientes, mujeres migrantes, lesbianas, bisexuales y transgéneras, estudiantas, trabajadoras agrícolas, obreras y profesionales, trabajadoras sexuales, mujeres VIH+, mujeres que enfrentan embarazos no deseados, mujeres todas, hacemos un llamado a todos los movimientos sociales que hoy trabajan por un Chile más justo, para que se unan comprometidamente a nuestra lucha por la salud como un derecho humano y un bien social.


Santiago, junio 2013 


Convocamos a una Feria Pública el martes 18 de Junio próximo, en el Paseo Ahumada (entre Agustinas y Huérfanos), para exigir nuestro derecho humano a la salud y para defender activamente la salud pública. Participa y difunde, comparte esta convocatoria y declaración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada