martes, mayo 21

28 de Mayo. Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres: ¡Maternidad voluntaria y libre, aborto legal y seguro, un derecho de las mujeres!


El derecho a la salud implica gozar del más óptimo estado de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad (OMS). Es un concepto integrador y holístico que da cuenta de la capacidad de mujeres y hombres de experimentar bien-estar en todos los ámbitos de la vida, tanto en aspectos biológicos, sociales como psicológicos. Es un derecho de ciudadanía que debe ser garantizado por el Estado, proveyendo las condiciones para su goce: acceso universal a servicios sanitarios de calidad, oportunos, asequibles y con pertinencia cultural, así como también derecho al trabajo digno, a la educación pública gratuita, laica y no sexista, a la previsión social, a la vivienda, a la alimentación, al descanso, a la cultura, al medio ambiente sano, entre otros.

En la próxima conmemoración del 28 de Mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, constatamos que el derecho a la salud no se respeta en Chile. La globalización de la economía con un sesgo neoliberal ha deteriorado en las últimas décadas los sistemas e instituciones nacionales y el papel del Estado, el cual abandonó su rol de garante de derechos básicos, entre ellos, el derecho a la salud. La salud pública se deteriora progresivamente en tanto que la mercantilización de la misma determina que solo quienes tienen recursos acceden a servicios de “calidad”. Los procesos de reforma del sector salud han sido mayormente ciegos al género, es decir, se han desvinculado de la búsqueda de la equidad, fallando en promover y satisfacer las necesidades particulares de las mujeres en salud. En el sistema privado, las mujeres somos consideradas "un riesgo", y los embarazos y partos “un siniestro”, y todos los planes de salud que se nos ofrecen son más caros y limitados.

Pero no podemos olvidar que el derecho a la salud también implica proteger la libertad y autonomía de las personas sobre sus vidas y sus cuerpos, sobre su sexualidad y reproducción. Las mujeres en Chile estamos especialmente amenazadas en el ejercicio de la libertad sexual y reproductiva por las imposiciones ideológicas, religiosas y culturales que intentan decirnos cuándo y cuántos hijos tener, en honor a la “Patria, la Iglesia, la Familia”, y por supuesto, en beneficio del sector económico que usa y abusa de mano de obra barata y mal pagada. 

El anuncio del Presidente Piñera, en su última Cuenta Pública, en cuanto a otorgar un “bono de maternidad” a las mujeres que decidan tener un tercer hijo/hija (cuyo valor asciende si hay un cuarto o quinto hijo/hija), es una muestra insultante y perversa de este control patriarcal -en forma de política pública- que “incentiva” el crecimiento demográfico en un país que envejece progresivamente, haciendo caso omiso de la autodeterminación de las mujeres sobre sus vidas.

Las mujeres, señor Piñera, no necesitamos bonos ni políticas asistencialistas mentirosas. Las mujeres queremos que se nos garantice el acceso universal, en todas las etapas de nuestro ciclo vital, a la información y servicios de salud gratuitos o de bajo costo y de óptima calidad.

Queremos que se nos respete el derecho a ejercer una salud sexual y reproductiva sana, libre de violencias y coerción, el derecho a conocer y respetar nuestro cuerpo, el derecho a relacionarnos sexualmente con quien deseemos sin ser presionadas ni violentadas.

Las mujeres, señor Piñera, reclamamos el derecho a decidir el número de hijos e hijas que queremos tener, cuándo tenerlos, o no tenerlos; el derecho a estar informadas para regular nuestra fecundidad con métodos eficaces, seguros y asequibles, y que nuestra pareja los utilice; el derecho a recibir una atención de salud de la más alta calidad en el embarazo, parto y en todos los otros momentos de nuestra vida sexual y reproductiva; el derecho a compartir las responsabilidades de la sexualidad y la reproducción con la pareja.

Y, por sobre todo, exigimos EL DERECHO AL ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO, y el cese inmediato de la persecución a mujeres que abortan, todas ellas de sectores populares, a quienes el Estado hoy les niega el derecho a decidir. ¡¡La MATERNIDAD ES UNA ELECCION, NO UNA IMPOSICION!! ¡¡DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS PLENOS!!

21 de Mayo, 2013




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada